domingo, 15 de agosto de 2010

Tottenham 0 - Manchester City 0

El arquero Joe Hart salvó al City de la derrota
(foto de Guardian.co.uk)
En el partido inaugural de la temporada 2010-11 de la liga premier de Inglaterra, Tottenham Hotspur y Manchester City igualaron en cero. Los locales fueron grandes dominadores pero no pudieron convertir debido a la fantástica actuación del arquero visitante, Joe Hart.

Los dibujos tácticos

Tottenham salió con su tradicional 4-4-2 bien lineal. Como es habitual en este dibujo, uno de los volantes centrales es más defensivo y el otro llega más al área rival, mientras que los encargados de crear peligro son los mediocampistas externos. Manchester City mostró cuatro hombres en el fondo, De Jong como volante más defensivo, flanqueado de cerca por Yaya Toure y Barry, con Wright Phillips y Silva por las bandas, y Tévez bien de punta. ¿Cómo le llamamos a esto? Es muy subjetivo: se puede hablar de un 4-5-1 ó 4-1-4-1; algunos hasta le llaman 4-3-3. Yo me inclino por el 4-5-1.

Un Tottenham disciplinado

Spurs: las dos líneas de cuatro y uno de los puntas
City: Silva, Tévez y W.Phillips no abren la cancha
Lo que se vio fue un equipo muy trabajado, los Spurs, y otro muy desordenado, el City. Por ejemplo, los volantes externos de Redknapp se encargaron muy bien de regresar a ayudar a los laterales hasta su propia área de ser necesario. En especial, Lennon, quien controló a la perfección al debutante Kolarov. Modric se cansó de recuperar balones en el medio a pesar de ser un talentoso (para él no corre la estupidez argentina de "no siente la marca"). De hecho, interceptó 10 pases y ganó 3 balones divididos. Además, el equipo continuó con la tendencia de la temporada pasada de buscar abrir la pelota y sacar el centro a Crouch al segundo palo para que se la baje a un compañero. Todo muy mecanizado, en el buen sentido. El City nunca apretó lo suficiente sobre las bandas para evitar estos envíos y sólo se salvó por la brillante actuación de su joven arquero, Joe Hart.

El caos del City

City: los dos centrales y la línea de 5 volantes
con De Jong más retrasado
Los de Mancini sufrieron en defensa porque Silva parecía hacer lo que se le cantaba: por cómo se pararon al comienzo y por la disposición de sus compañeros, da la sensación de que su tarea era cubrir la banda izquierda, y de vez en cuando lo hacía (luego cambió punta con W.Phillips), pero muchas veces se cerraba demasiado en ataque, no volvía a tiempo y obligaba a Barry a cubrir esa zona o directamente se quedaba arriba sin amagar a regresar. Y en ataque hubo bastante descontrol. En lugar de abrir la cancha con Silva y Phillips, aprovechando sus características naturales, estos dos se juntaban demasiado con Tévez por el centro del campo. Esto le simplificó la tarea a la defensa, que no debió preocuparse por la velocidad de los externos. Encima, los tres tuvieron un día bastante poco inspirado y casi no crearon peligro.
Silva, señalado en amarillo, queda desacomodado
y Barry debe ir corriendo a ocupar la banda

Aclaración: No soy de los que creen que siempre hay que abrir la cancha. Si se cuenta con jugadores de buen toque, control y pase incisivo, siempre prefiero ir directo al arco, en lugar de buscar las puntas (Arsenal y Barcelona prefieren esto muchas veces). Ahora, cuando tenés buenos punteros, tratá de estirar a la defensa y así generar espacio en el medio.


Un segundo tiempo diferente

Las dos líneas de 4 del City en el segundo tiempo;
Lennon mano a mano con un lateral aislado
En el segundo tiempo, el City pasó a un 4-4-2 definido, con Silva y Tévez de punta, y Barry bien sobre la izquierda. Este orden le sentó bien en cuanto a lo defensivo y los Spurs ya no llegaron tanto. Sin embargo, la producción ofensiva de Manchester siguió siendo paupérrima. Intentó a veces por afuera, pero los laterales y volantes rivales no les dieron un centímetro para pensar.

Tottenham, en cambio, encima a W.Phillips contra
la raya con el volante externo y el lateral
Las pocas llegadas que tuvieron consistieron en pases picados frontales de Yaya Toure a las espaldas de los centrales. En los últimos minutos hubo cambios de nombres, pero no de sistemas. Entraron Adam Johnson, Adebayor, Dos Santos, Pavlyuchenko y Keane, todos jugadores de buen nivel y capaces de desequilibrar, pero no lograron cambiar las cosas.

Conclusiones

Imagino que Redknapp se fue conforme y conciente de que contra un arquero humano habrían ganado. Mancini, en cambio, parece tener bastante para trabajar. Pero esto recién empieza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario